Cárcel del Condado, Los Ángeles, California, mayo 28 de 1908

Señor Antonio de P. Araujo
Austin, Texas

Mi querido e inolvidable amigo:
Comienzo por felicitarle por haber llevado a cabo la publicación del simpático Reforma, Libertad y Justicia. Me imagino todos los sinsabores que le habrá costado ver realizada tan plausible obra; pero la constancia debe ser la principal virtud del revolucionario y usted ha demostrado poseerla. Vayan pues mis felicitaciones fraternales.  
            Vi el artículo que se sirvió usted dedicarme, agradeciéndole sinceramente que tenga usted un buen concepto de mi persona. Ojalá, así lo ambiciono, que siempre cuente yo con las simpatías de los hombres honrados, siempre procurando y procuro no perder esas simpatías, permaneciendo firme.  
            Por si están escasos de material, escribí dos articulitos que adjunto, habiéndome hecho el favor de copiarlos, mi querido hermano Librado [Rivera], pues mi letra hace sufrir mucho a los compañeros cajistas.
            Para cada número le escribiré dos artículos de hoy en adelante.  
            Ruégole mucho, querido amigo, que se tome la molestia de corregir a conciencia los articulitos que le envié, pues, soy franco, me molesta mucho ver destrozados mis escritos. Para que vayan más legibles, todos irán copiados por Librado.  
            En El Progreso destrozaron lamentablemente mis artículos cuando escribí para ese periódico. Para Libertad y Trabajo1 escribí un artículo que vería usted titulado Mi primera prisión. Salió plagado de eventos, palabras cambiadas que cambian el sentido de las frases, y aún frases suprimidas. Voy a seguir escribiendo para este periódico, pero si los buenos compañeros que lo editan no me corrigen bien los artículos, suspenderé mi colaboración.                
            Le ruego a usted no me escriba con la dirección de esta cárcel, porque no entregan las cartas sin que las lea el jéfe de la prisión. Mis cartas salen de contrabando, pero temiendo que los empleados descubran el método que empleo para que salgan mis cartas, suplico a usted no haga en su simpático periódico, alusión a esta epístola.  
            Salude a Tomás [Sarabia] y demás amigos. Usted reciba saludos de los compañeros.  
            Como siempre soy su compañero que fraternalmente lo quiere

                         Ricardo Flores Magón

            P.D. Yo creo que sería malo que borraran del libro que es cabeza del periódico y representa la ley, la palabra Ley que con letras gruesas se lee en él, pues a primera vista parece que el periódico se titula: Ley, Reforma, Libertad y Justicia. ¿No son ustedes de la misma opinión?
            Sírvase felicitar de mi parte a los compañeros de Bridgeport[, Texas] por su valor.

Vale

1 Libertad y Trabajo, (1908), Los Ángeles, California, eds.: Juan Olivares y Fernando Palomarez, órgano del club liberal “Tierra, Igualdad y Justicia”.