Los Ángeles, California, enero 28 de 1911

Compañero Nemo: Salud
[s.l.]

Querido compañero:
  Llegó a nuestro poder su grata de 18 del corriente, Práxedis [G. Guerrero], el hermano querido, ya no existe. Fue muerto en la batalla de Janos, Chihuahua, la madrugada del 30 de diciembre. 1 Su desaparición de entre los luchadores, deja un vacío que no podrá llenarse jamás, porque hombres como Práxedis no nacen todos los días. Nunca lloraremos lo bastante al hermano querido.
            Muy buenas noticias nos da sobre la excitación popular; pero siempre el mismo grito: no hay elementos. Y no los hay en verdad. Nosostros hacemos supremos esfuerzos por conseguir elementos, y hemos logrado ya medio armar grupos netamente liberales que están en acción. Poco a poco iremos armando más grupos. Yo creo que podemos enviar a ustedes elementos; pero tal vez será dentro de unos tres meses, cuando los grupos ya en acción, esto es, los que ya están operando, envíen fondos a la Junta. No hay que deseperar. Le ruego diga a esos compañeros que no se desanimen. Esta revolución va a durar mucho.
            Así pues no se desanimen.
            Le envío credencial de Delegado General de la Junta.
   Envío igualmente clave para que nos entendamos en asuntos peligrosos.
   Si no conoce las instrucciones generales a los revolucionaros 2 que expedimos últimamente, dígamelo para enviarle un ejemplar.
            No hay que subordinarse a los maderistas cuando se combinen las fuerzas conforme a las instrucciones. Hay que tratar con sus jefes de igual a igual.
            Siga escribiendo por conducto de Melquiades [López].
            Procure usted alistar grupos liberales para que, cuando consigamos las armas, ya estén listos para tomarlas y rebelarse en seguida.
            Es necesario hacer comprender a los compañeros, que el Partido Liberal no quiere elevar ningún amo a la presidencia.
            El Partido Liberal quiere, que cuando haya logrado adquirir fuerza bastante en el presente movimiento, se haga la entrega de la tierra al pueblo, porque es preciso entender que ningún Gobierno podrá cumplir el Programa Liberal. Hay que imponerlo por la fuerza y radicalizarlo más todavía al imponerlo, pues siempre hay que pretender lo más para que siquiera algo quede. El Partido se conforma con entregar la tierra al pueblo para que la trabaje en común, por ser eso lo más provechoso. Trabajar cada quien un pedazo de tierra es trabajar tanto como ahora, mientras que reunidos los esfuerzos de todos, será mejor, repartiéndose después las ganancias fraternalmente según las necesidades de cada quien. Cuando el movimiento esté en toda su fuerza, la Junta dará a todos los Jefes rebeldes del Partido Liberal, las instrucciones necesarias sobre la manera de hacerse esa expropiación y consejos sanos sobre el trabajo en común de la tierra.
            La propaganda de las ideas es urgentísima. Es necesario que el pueblo vaya perdiendo el respeto a la autoridad y al capital. Propaganda de esa es la que se necesita: verdaderamente libertaria.
            Procure usted que al frente de cada grupo liberal, se encuentre un hombre de ideales libertarios. Usted es muy inteligente, querido hermano, y podrá ir educando a los que vayan a ser los Jefes de las columnas o guerrillas liberales en nuestros sanos ideales. De ese modo se facilitará la expropiación de la tierra en medio de la Revolución, pues cada Jefe será un apóstol de la Buena Nueva.
   Reciba un fuerte abrazo de todos nosotros y especialmente uno muy fuerte de este su hermano en la Revolución Social.

                                                                                                Ricardo Flores Magón

2 “Instrucciones Generales a los Revolucionarios”, firmadas por la JOPLM el 3 de enero de 1911.  Publicadas en Regeneración, núm. 19, del 7 de enero de 1911.