Los Ángeles, California, abril 14 de 1911

Señor Francisco Vázquez Salinas
Mexicali, Baja California

Estimado compañero:
Tengo a la vista su muy grata de 10 del corriente. Esa carta, así como sus dos comunicaciones oficiales, fueron leídas en medio de un gran entusiasmo en el seno de esta Junta. Estamos bastante complacidos de los triunfos de ustedes y del estado de ánimo en que se encuentran todos los compañeros. Se necesitaba una batalla para que renaciera en todos los compañeros el espíritu de unión y de concordia. La derrota de [Miguel] Mayol 1 ha sido tremenda. Según vemos en los telegramas de la prensa de este día, Mayol marcha rumbo al río Colorado, evitando pelear otra vez con ustedes. Usted los tiene positivamente espantados. La prensa ha dicho mucho sobre sus conocimientos militares, efectivamente. Siempre es de sentirse que no se arriesgue Mayol a hacer un ataque, porque si lo hiciera, estamos seguros de que sufriría una derrota más desastroza todavía. Esperamos, querido compañero, que caminarán todos ustedes en buena armonía. Tomamos nota de lo que nos dice del americano en cuestión. Ya hasta dinero comenzaba a pedir. No recibiremos en lo sucesivo, sino a compañeros que vengan recomendados de allá. Nosotros creemos que es peligrosa la presencia de Mayol y su gente por el lado del río Colorado, pues por allí podría recibir refuerzos de Guaymas, de Topolobampo [, Sonora] o de Mazatlán[, Sinaloa]. Ojalá que logren ustedes destrozarlo. No tenemos la menor desconfianza sobre el porvenir de la campaña en la Baja California. Confiamos en el valor y la inteligencia de ustedes. Dígame usted si ya recibió el anteojo que le enviamos. Estábamos enviando el periódico por conducto del compañero Ricardo C. Valdéz, de Caléxico. Ahora vamos a enviarlo por conducto de la apreciable compañera Refugio C. de Ochoa, Caléxico, California, y sería bueno que usted enviase un compañero por los periódicos.  
            Ánimo y firmeza de principios, querido compañero. Tengamos fe en que el Partido Liberal Mexicano vencerá. Reciba un fuerte abrazo de su compañero en la gran causa de los oprimidos

Ricardo Flores Magón
P.S. Se me pasaba decir a usted, que tememos que los federales vayan a cortarles a ustedes el agua.