[Los Ángeles, California,] 22 de mayo de 1911

Señor Pedro Esteve
[Nueva York]

[…] Necesitamos en los lugares conquistados por el Partido Liberal Mexicano compañeros que eduquen a los inconscientes. Creemos que no sólamente se necesita el fusil, sino también ir sembrando la idea. Estamos en posesión de un vasto territorio, y se necesita allí la presencia de una fuerte división libertaria, esto es, compuesta de puros libertarios, para que acaben por emancipar a los inconscientes.
            Nuestras columnas luchadoras no están compuestas de puros libertarios, sino que son mixtas. Hay en ellas hombres bastante emancipados y anarquistas de verdad; pero la generalidad no comprende por completo nuestros ideales, aunque sí comprenden que serán felices si se llega a tomar posesión de la tierra, y por tomar posesión de la tierra luchan. Ya es mucho conseguir que tengan ese deseo y que desconozcan el derecho de propiedad; pero nuestra ambición es que despierten todavía más para asegurar el éxito y evitar una reacción. La División especial, con su ejemplo, abrirá los ojos a los tímidos y hará que los escuden en su obra purificadora. Los compañeros de la División especial irían a los campamentos de los otros compañeros, fratenizarían con ellos y enseñarían a los que no saben nada, así como tomarían especial empeño en instruir a los campesinos sobre las ventajas del cultivo de la tierra en común, etcétera[…]