Los Ángeles, California, mayo 26 de 1911

Estimado compañero J. Hernández:
[s.l.]

Salud.
Puede usted escribirme con confianza a la siguiente dirección: Señor Melquiades López, P.O. Box 176, Bridgeport, Texas, E.U.A.
Pone usted un sobre interior con mi nombre.
Como vera usted por la hoja que le adjunto, los liberales estamos resueltos a continuar la lucha hasta su fin.
            Si está usted resuelto a trabajar en ese sentido, sírvase decírmelo, para enviarle una credencial de Delegado de esta Junta. Si se levanta usted en armas, use Bandera Roja, poniendo en ella esta inscripción: Tierra y Libertad.
            Los lugares que vaya ocupando déjelos guarnecidos, si es posible. En todas partes donde dominen sus fuerzas, obligue usted a los patrones a pagar no menos de un peso cincuenta centavos diarios, por ocho horas de trabajo moderado. Además obligará usted a los patrones, a dar tres buenas y substanciosas comidas a sus trabajadores, sin cargarles el precio de la alimentación, de modo que el salario quede libre de gastos. A los indios que hayan sido despojados, dígales que tomen inmediatamente posesión de sus tierras, y dígales que trabajen en común y se repartan los productos según las necesidades de cada familia. Pueden echar mano de la maquinaria de agricultura para trabajar sus tierras, de donde la encuentren. Aconseje usted a los indios que se armen para que no se dejen quitar la tierra otra vez. Si domina usted una gran región, diga a los peones de las haciendas que desconozcan a sus amos, cuando ya estén armados y tomen posesión de las haciendas para trabajarlas por sí mismos, ya sin amos.
            No tengo más que decirle por el momento.
            Su compañero en la Revolución Social

Ricardo Flores Magón