Mayo 28 de 1911, El Paso, Texas. U.S.A

Sr. Ricardo Flores Magón
Los Ángeles, Cal., U.S.A.

Mi antiguo y querido amigo:
Me impresionó agradablemente ver el rótulo de su periódico "Regeneración" después de algunos años de ausencia. Con avidez, con deleite empecé a leer el número del día 20 de mayo actual. Francamente ya no reconocí a Ud. en él: sus ideas avanzaron tres mil años.
            Desde luego pensé que Ud., sin duda, bajo la presión de circunstancias especiales que siempre respetarán sus amigos, ha tenido que empuñar su potente pluma en pro de ideales muy bellos; pero demasiado prematuros para nuestro Pueblo, que necesita hoy, más que nunca, del concurso de hombres de capital, para poner en explotación la inmensa, la fabulosa riqueza de nuestro suelo, inexplotado aún, puesto que del progreso general del Mundo, le llegó a México solamente una infinitésima parte, a pesar de la administración porfirista. De manera que México progresó algo realmente; pero fue muy a pesar de las trabas de las trabas de D. Porfirio y su Administración. Hay más, nuestro carácter desconfiado como consecuencia natural de nuestro atraso, no nos permitirá en muchos años progresar, si no es con la ayuda directa del capitalista extranjero. De otro modo tendríamos que comernos la corteza de nuestro territorio, tal vez algunos de sus frutos; pero sin avanzar un paso hacia el progreso y eso si no fuera, que con el derecho que da a la civilización sobre la ignorancia, se repartieran el territorio mexicano como sean repartido algunas zonas Asiáticas…!
            Es posible que Ud. crea que México solamente cambió de nombre de Tirano y por eso con su reconocida energía trate de bombardearlo antes de que tome asiento; pero debo atenuar la idea de Ud., y a eso voy.
            Debo advertirle de una vez por todas, que yo conocía al Sr. Madero de nombre solamente; pero enlo personal lo conocí hasta hace cuatro o cinco días y que he hablado con él solamente cinco minutos, durante los cuales formé mi juicio acerca de él, quizá algo aproximado a la verdad: El Sr. Madero es de buenas intenciones, no es rencoroso, tal vez tendrá muchas y buenas cualidades; pero tiene mucho flancos que atacarle públicamente, y de tal manera para llegar a Presidente, si como es de presumirse ya habrá en México Sufragio Efectivo y la libertad absoluta de pensamiento y de prensa, tendrá que luchar mucho contra los Partidos que se formarán, debiendo ser uno de ellos el Liberal (pues ya se están organizando los católicos, se dice que asociados a los científicos).
            Debemos recordar, querido amigo, que ha pasado en México con nosotros lo del cuento aquel de unos corren tras la liebre… Debemos recordar también que hace 12 o más años que Uds. y otros Ciudadanos (entre ellos yo) trabajamos por el liberalismo y preparamos el anti-porfirismo, precursor del anti-reeleccionismo triunfante. Que trabajamos mucho, abonamos el terreno; pero en nuestra época había trabajo en los talleres, había dinero en la Nación, y ni el santo Padre, como dicen las viejecitas, hubiera parado una revolución. Vino la crisis, faltó el trabajo, se paralizaron los negocios, y el pueblo llegó al summum de desesperación, se le orilló a dos fuegos: El porfirismo y la dificultad creciente y… a alguno debió haberle tocado el premio Gordo…!
            Sin embargo, no debemos lamentarnos, sino seguir luchando todos por el progreso de la Patria y de nuestros hermanos, que ya la Historia, la eterna justiciera nos dará a cada quien lo nuestro.
            Usted y el Partido Liberal que organizó Ud. en Missouri, tuvieron y tienen aún infinidad de adeptos, tantos que verdaderamente los elementos preparados por nosotros, fueron los espontáneos aliados de Madero y naturalmente si Ud. regresa a México, abandonando de contado sus ideas socialistas (realmente inadaptables a nuestro medio por ahora y aún dentro de algunos miles de años), si Ud. regresa pronto a México, podremos organizar el Gran Partido Liberal, de manera que fuésemos los que velásemos por el bien nacional. Creo, repito, que Madero no es rencoroso y más aún que por algo que le indiqué respecto a Ud. y los suyos del Grupo de Liberales (sin socialismo) debieran regresar a México, puedo decir que estaría bien dispuesto, pues naturalmente que él por ningún motivo quiere que haya más sangre de hermanos contra hermanos, sin la menor razón de ser.
            Ya se sabe que el Mexicano es temerariamente valiente… Probaremos al Mundo que también es digno y que lucha por hacerse digno de codearse con las Naciones cultas, porque la verdad es que como estamos aún, merecemos todavía muchos desaires de los Pueblos Civilizados. esa es la verdad.
            Luego conocido el mal, pongamos el remedio; pero no a balazos que nos exhiban salvajes, sino con la Ley y la razón (me refiero a seguir una guerra entre el Partido actual socialista y el Gobierno Madero-dela Barra).
            Ustedes y yo tenemos derechos, sin duda tantos o más que otros de los que ya empezaron a formar el anillo constrictor oficial y oficioso del Sr. madero; pero precisamente para que se nos reconozcan esos derechos, debemos manejarnos como liberales dignos y como seres de ideas tal vez más nobles, pero las menos equitativas por ahora, pues con la mano en el corazón debemos afirmar, porque así lo sentimos, que no hay razón para dividir el producto del trabajo de quienes se esforzaron entre quienes no hicieron esfuerzos…
            Otra cosa: la revolución triunfo y le tocó en suerte a Madero aparecer como "leader" de ella por haberle puesto el cascabel al gato, tal vez porque vio maduro el fruto y comrpendió que no era ni patriótico siquiera perder la ocación; pero si como Caudillo alcanzó el honor y el nombre, no será precisamente debido otorgarle como premio la Presidencia. Puede obtenerla, y lo seguro es que la obtendrá; pero es preciso que se la lleve sin vara… es decir, que no volvamos a las épocas de las unanimidades. Para eso podemos ponerle enfrente nuestro Partido Liberal, pero el Partido liberal puro, el que preparó el antiporfirismo, triunfante bajo el nombre de Maderista, pero nunca, jamás, el socialista que es enemigo de todo orden natural de cosas en la Creación, según leíen su periódico.
            Podemos luchar mucho aún, ayudaremos a la Patria porque si Madero triunfa,que sea dando seguridades de que será un Presidente cumplido y que hará mucho por el Pueblo, que lo dignificará, que lo hará respetable dentro y fuera de la Nación, que procurará trabajo bien remunerado dentro de la República para que no tengan que salir nuestros compatriotasa recibir desaires en extraña tierra, por su misma condición de gente atrasada, resultando por consiguiente, que habiendo trabajo en México, los mexicanos que quieran permanecer en este País, se harán pagar mejor y naturalmente serán felices y más considerados. Pero para eso es preciso que vuelva Ud. a ser liberal puro y deje de odiar al Capitalista que es necesario para nuestro Progreso como el oxígeno para vivir.
            Yo quiero trabajar para el progreso de mi pueblo y si Ud. no va pronto a México, tendré que afiliarme a algún Partido que como base tenga: progreso, adelanto, éxito, para todos los Mexicanos.
            Le ruego me conteste si está dispuesto a regresar a México, a su Patria, en la cual con toda seguridad econtrará eco como Liberal, (nunca como socialista) yo procuraré hablar con Madero o le escribiré, para que él dé a Uds. todas las seguridades y retorne Ud. a luchar por el bien de sus compatriotas, por medio de su claro talento y energías.
            Espero mucho de Ud., querido amigo, quizá logremos mucho no soñando aún, con tal de caminar por buenos senderos.
            Recuerde Ud. que deseábamos que cayera Díaz y que quedara en su lugar aunque fuera un Gendarme, pues cumplamos ya con, si no dejar precisamente que Madero sea sin más ni más el Presidente, hagámosle una oposición con talento dentro de la Ley, que así el tomará siempre el camino recto, puesto que habrá hombres dignos que al atacarle o le harán aparecer méritos desconocidos, o le corregirán defectos que se le vayan conociendo.
            Dije a Ud. que Madero tiene muchos flancos políticamente y es la verdad.
            Ojalá y que con tiempo no se deje constreñir y que observe una política hábil y diametralmente opuesta a la de su contrincante Díaz en lo que respecta a creerse infalible, o que no reconocía más mérito que los que dejaron ver sus satélites, porque si observa Madero una norma de conducta así, solito se enredaría la sutil redecilla que le formarán sus consejeros.
            De los antiporfiristas de los Estados de Guerrero, Michoacán, Puebla y Oaxaca, preparados por mí, como Ud. recordará, muchos son los de las filas Maderistas y son liberales suceptibles de formar el gran Partido Liberal.
            Otra cosa, seamos indulgentes conMadero y ayudémosle, precisamente no adulándolo, sea cualquiera el papel que representemos próximamente en la Política. Eshombre y naturalmente no es infalible. Ya dije a Ud. que tiene defectos apreciables en cinco minutos; pero esos son suceptibles de desaparecer, por de contado que siempre que él oiga indicaciones, si no, en su salud lo hallará como pasa a quienes faltos de tacto, desechan o aceptan mecánicamente sin más previsión que la del momento.
            Voy a terminar: ya no más sangre, querido amigo.
            Si para el ex-tirano su mayor placer era de desayunarse con noticias de carnicerías espantosas en cuerpos mexicanos, para cualquiera administración que venga no será así, en primer lugar porque los jóvenes de ahora somos más humanos en razón de nuestro adelanto, queremos más al Pueblo y vemos que sus defectos se le corregirán con la Ley y con la escuela. Y los héroes, mil veces heroicos de la insurrección no quieren más tirano de ninguna cepa y por lo mismo están resueltos a conservar sus 30-30 hasta que se convenzan de que sus titánicos esfuerzos en pro de la redención de un Pueblo no fueron infructuosos y tan así es, que apenas han vislumbrado algo que no les garada, con todo valor han protestado, naturalmente que al darse cuenta de lo que ellos alcanzaron que por supuesto ya hay mucho que en su sencillez y bondad sin límites no entiendan aún.
            Repito, querido amigo, creo que volveremos a trabajar, pero ya no para derrocar tiranías, sino para evitar la formación de las nuevas, y para hacer mucho en bien de nuestro Pueblo Mexicano tan rico que vive sobre pisos de oro, duerme en andrajos y se alimenta de amarguras y desencantos.
            Hagámosle feliz. Pero no, nunca con toerías socialistas que nos arruinarán para siempre. Hagamos sí, que tenga recompensa en cada esfuerzo para que luche, obtenga frutos y se perfeccione.
            Es probable que iré a Nueva York antes de regresar a México, pero de todos modos dirija Ud. a ésta su respuesta.
            Envío a ud. un abrazo estrecho y mis ardientes deseos porque vuelva Ud. a ser el "Leader" Liberal de las épocas aciagas ya sin sobre su alma la responsabilidad de una gota más de sangre hermana o humana.
            Suyo siempre, atento amigo.

L. Rivas Iruz