Los Ángeles [California], junio 24 de 1911

[Tirso de la Toba]
[s.l.]

Estimado compañero Toba:
Recibí su apreciable carta de 2 del actual. El compañero que la trajo me informó de la situación en que usted se encuentra. Creemos que lo mejor que se debe hacer ahora es no pensar en recuperar Tijuana [, Baja California], 1 sino marchar hacia el Sur de la península, donde hay pueblos ricos que nos pueden ofrecer víveres en gran cantidad.
            El número de ustedes es muy pequeño, pero puede usted levantar ente sobre la marcha hacia el Sur y cuando llegue a Santa Rosalía[, Baja California] llevará un gran número. Todo está en que usted no ataque mientras no tenga fuerzas suficientes. Manténganse fuera de la vista todo lo posible y sólo ataquen pequeñas partidas.
            En su marcha al Sur diga a los hermanos indios que si se unen a nosotros se les darán tierras. Tomen todo lo que necesiten e inviten a los pobres a abastecerse de los graneros y almacenes de los ricos. No molesten a los pobres. Díganles que ustedes pelean por el bienestar de las clases pobres. Inviten al pueblo a tomar todo lo que necesite de las tiendas y almacenes; de esta manera ustedes tendrán a todos los pobres a su favor, quienes verán claramente que esta lucha es en su favor y contra los terratenientes.
            Inviten a los trabajadores a tomar las tierras y a trabajarlas en su propio beneficio, sin reconocer el derecho de los ricos. Si los dueños de tierras quieren comer, que trabajen como los pobres.
            El movimiento sigue en todo el país. Los periódicos de Estados Unidos callan todo lo que sucede en el interior y en el Sur de México, y quieren hacer creer que sólo hay actividad revolucionaria en Baja California; pero la prensa de la ciudad de México [habla claramente] de la situación del país. En todas partes hay motines las fuerzas de [Francisco I.] Madero están disgustadas porque su jefe no quiere entregar las tierras. Se están separando en pequeños grupos constituyendo partidas de asalto que muy pronto serán fuertes.
            Lo importante es no pelear con fuerzas superiores por el momento; y si usted emprende la marcha hacia el Sur, esperamos que usted realizará una buena acción guerrera.
            La Junta está en condiciones financieras desastrosas en este momento. Desgraciadamente [Carl Ap Rhyce] Pryce no ha enviado ningún dinero a esta ciudad para el sostenimiento de la Revolución y, como usted sabe, se fue con los fondos. Si no fuera por esto, ayudaríamos.
            No se desanimen. Esperamos saber pronto que han tomado algún lugar de importancia. Son pocos en número, pero pueden ir combatiendo en el camino hasta que lleguen a Santa Rosalía, que es la plaza más importante.
            Soy su compañero que lo estima en la Revolucion

Ricardo Flores Magón

1 El poblado de Tijuana, B. C.,  fue retomado por las fuerzas del gobierno dirigidas por el el coronel Celso Vega, coronel y jefe político de ese territorio, el 22 de junio de 1911.