Mc Neil Island, Washington, noviembre 16 de 1912

Teodoro M Gaitán
914 Boston Saint, Los Ángeles, California

Estimado compañero: 
Habiendo obtenido permiso especial para escribir a usted esta carta, le manifiesto que en el número 100 de Regeneración, el excompañero Rafael Romero Palacios publicó un párrafo en el cual erróneamente declaró que nosotros le habíamos dicho que estábamos satisfechos con la sentencia que se nos impuso. 1 Tan pronto como vimos su declaración, le escribimos pidiéndole la rectificara, pues era falsa, y además, en conflicto abierto con nuestro pensar de libertarios. Palacios simplemente se hizo sordo a nuestra demanda, demanda que repetimos varias veces hasta que el plenamente dijo que no rectificaría sus propias palabras. Entendimos entonces que había pospuesto nuestros buenos nombres y nuestra libertad a su egoísmo y que para no confesar honradamente su propia equivocación había decidido mejor sacrificarnos. Esta mala conducta de Palacios, además de la malversación del tesoro de Regeneración, su despotismo, del cual hizo víctimas a nuestros compañeros en las oficinas del periódico, de quienes recibimos frecuentes quejas (despotismo en el cual fue ayudado de corazón por su esposa Francisca J Mendoza), sus singulares conexiones con individuos del consulado mexicano en Los Ángeles y varias otras razones, nos obligaron a arrojarlo de nuestras oficinas.
Ahora, hemos visto que se ha marchado llevándose una regular suma de dinero que pertenece al periódico. Este último acto nos hace comprender por qué se resistía a dejar las oficinas cuando le fueron pedidas por usted, Blas Lara y los otros compañeros y por qué llegó al grado de prometer decir al gobierno mexicano en dónde estaba [Antonio de P.] Araujo, cooperar a su arresto y revelar al mismo gobierno todos los secretos del Partido si no se le permitía quedar en las oficinas por una semana más.
Otras razones que tuvimos para expulsar a Palacios serán publicadas por nosotros cuando obtengamos nuestro excarcelamiento, y en consecuencia, tengamos libertad para hacerlo, libertad de que carecemos por estar ahora en prisión.
Con nuestros fraternales saludos para cada uno de ustedes y todos los compañeros en general, quedamos como siempre.
Suyos y de la causa por Tierra y Libertad

Ricardo Flores Magón

1 Refiérese al artículo “Aclaración” , firmado por Rafael Romero Palacios, aparecido en Regeneración, núm .100 del 27 de junio de 1912.