County Jail, Los Angeles, Cal. 1 March 7th, 1916

Greetings Comrades!
            We have just learned of the massmeeting to take place in San Francisco 2 to protest against the persecution to which the government is subjecting Regeneración and ourselves, its writers.
            We wish with all our hearts that we could be present with you at the meeting, but since it is impossible for us to be there in person, our thoughts will be with you instead. We heartily appreciate the solidarity of our brothers in San Francisco, to whom we send our fraternal sympathy and greetings.
            Since February 18th we have been imprisoned and subjected to most brutal treatment. When we were arrested such violence was used by the minions that for awhile it looked as if they were intent upon assassinating us. Enrique [Flores Magón] was the victim of such a ferocious assault by one of the sleuths that he is still suffering from his wounds.
By the United States Marshal’s orders, or rather by orders of the bandits of Wall Street, we are being kept in the strictest incommunicado. We are not allowed to see our friends, and even the members of our own families are barred from visiting us.
            Our bonds have been set at $5,000.00 each. As we are poor, this high bail is designed to keep us in jail until our case goes to trail. And meanwhile we are subject to the despotism of the Marshal. who inflicts punishment even before any judge imposes sentence.
            Our crime? Our refusal to accept the authority of any Gods in heaven or o earth. “Neither God nor Master!” is our motto.
            That is the doctrine we are teaching the Mexicans through Regeneración. What the tyrants cannot forgive us is that we have advised our people -the Mexicans- to put this doctrine into practice, so as to build up a new system that will make it impossible for any man to profit by the sweat and misery of his fellowmen and that will not permit any one to climb on the backs of the others by authority and obedience.
            This is our crime. The government is trying to prevent us from continuing to commit this crime by locking up our voices in the dungeon. The proceedings of the Russian autocracy transplanted to free America! This us the boasted Democracy under whose cloak beats the heart of Torquemada. The Inquisition is not dead; we are living now in the Middle Age!
            But let us not give ourselves up to sorrow. Courage, good comrades! The enemy stands unmasked. The government is proving by its own actions that Authority is not the alleged Guardian Angel of the weak to protect them against the aggressions of the strong. It proves itself to be the brutal hand that keep us prostate at the feet of our exploiters, so as to enable them with more case and safety to press our brains and pour blood into more profits.
            Let us rejoice at this self-exposure of government. Tyranny holds its own undoing. The scorpion kills itself with its own poison.
            From the depth of our dungeon we send our fraternal greetings to our brothers and comrades everywhere, upon whom we call to join our cry, “Long live freedom, of thought! More energy in the struggle for Land and Liberty!”

Ricardo Flores Magón
Enrique Flores Magón

 

Cárcel del Condado.
 Los Angeles, Calif., a 7 de marzo de 1916.
¡Salud, camaradas!
            Acabamos de enterarnos del mitin de masas que tendrá lugar en San Francisco para protestar por la persecución a la que el gobierno está sometiendo a Regeneración y a nosotros, sus escritores.
            Desearíamos de todo corazón poder estar presentes con ustedes en el mitin, pero ya que es imposible estar ahí en persona, nuestros pensamientos los acompañarán. Agradecemos cordialmente la solidaridad de nuestros hermanos de San Francisco a quienes enviamos nuestra simpatía y congratulaciones fraternales.
            Desde el 18 de febrero fuimos encarcelados y sometidos al tratamiento más brutal. Tal violencia fue aplicada por los esbirros cuando nos detuvieron que, por momentos, creímos que su intención era asesinarnos. Enrique [Flores Magón] fue víctima de un ataque tan feroz por parte de los detectives que todavía no se repone de sus heridas.
            Por orden del Jefe de la Policía estadounidense o, más bien, por órdenes de los bandidos de Wall Street, estamos siendo detenidos en la más estricta incomunicación. No se nos permite ver a nuestros amigos, e incluso a nuestras familias se les impide visitarnos.
            Nuestras fianzas fueron fijadas en $5,000.00 [dólares] a cada uno. Como nosotros somos pobres, esta elevada caución fue establecida para mantenernos en la cárcel hasta que nuestros casos sean juzgados. Y, mientras tanto, estamos sometidos al despotismo del Jefe de la Policía, quien nos castiga aún antes de que ningún juez haya dictado sentencia.
            ¿Nuestro crimen? Negarnos a aceptar la autoridad de cualquiera de los dioses  del cielo o de la Tierra. “¡Ni Dios ni amo!” tal es nuestro lema.
            Tal es la doctrina que estamos enseñando a los mexicanos por medio de Regeneración. Lo que los tiranos no pueden perdonarnos es que hayamos aconsejado a nuestro pueblo —los mexicanos— poner en práctica esta doctrina con el fin de construir un nuevo sistema que imposibilite que cualquier hombre pueda aprovecharse del sudor y la miseria de sus congéneres, y que no permita que nadie se suba en las espaldas de los demás por medio de la autoridad o de la obediencia.
            Tal es nuestro crimen. El gobierno esta intentando impedirnos que sigamos cometiendo este delito encerrando nuestras voces en una mazmorra. ¡Los métodos de la autocracia rusa trasplantados a la libre Norteamérica! ¡Esta es la supuesta Democracia bajo cuyo manto late el corazón de Torquemada! ¡La Inquisición no ha muerto; vivimos hoy la Edad Media!
            ¡No nos abandonemos, sin embargo, al desaliento! ¡Animo, buenos camaradas! El enemigo ha sido desenmascarado. Por sus propios actos, el gobierno está demostrando que la Autoridad no es el supuesto Angel de la Guarda de los débiles, que los protege de la agresión de los poderosos. El mismo está demostrando ser la mano brutal que nos mantiene postrados a los pies de nuestros explotadores para que les sea más fácil y seguro oprimir nuestros cerebros y nuestra sangre para obtener mayores ganancias.
            Alegrémonos de este desenmascaramiento del gobierno. La Tiranía manifiesta sus propios yerros. El escorpión se mata a sí mismo con su propia ponzoña.
            Desde el fondo de nuestra mazmorra enviamos nuestros saludos fraternos a nuestros hermanos y camaradas de todas la latitudes, a quienes exhortamos a unirse a nuestro clamor: “¡Viva la libertad de pensamiento! ¡Más energía en la lucha por Tierra y Libertad!”

Ricardo Flores Magón.

1 Enrique y RFM fueron arrestados el 18 de febrero de 1916, en su casa de Edendale, California, acusados de violación de la Sección 211 del Código Penal de los Estados Unidos de 1910 (“depositar material indecente en el correo de los Estados Unidos”). La acusación se sustentaba en la publicación y envió de los artículos “Los levantamientos en Texas”, “A los soldados carrancistas” y “las reformas carrancistas”, a través de los números, de Regeneración, 210, del 30 de octubre, 211, del 6 de noviembre y 214, del 27 de noviembre de 1915, respectivamente. El 19 de febrero fueron declarados formalmente presos y se les fijó fianza de 3 000 dólares a cada uno. Permanecieron en la cárcel hasta el mes de agosto, cuando se reunió la cantidad mencionada en un mítin en Los Ángeles promovido por Emma Goldman y Alexander Berkman.

2 Refiérese al mítin realizado en la ciudad de San Francisco, Calif., el 8 de marzo de 1916, organizado por los editores de la revista The Blast.