[Cárcel del condado de Los Ángeles, Calif.,] Mayo 18 de 1916

[Enrique Flores Magón:]

Envié antier un articulito de 2 hojas titulado ¿Por humanidad? 1 y hoy, de 1 una hoja y 2/3, titulado “El traidor Carranza”. 2 No me pareció oportuno hacer más, para que entrara una reproducción de “Cultura”. Está bueno el artículo de V. M., creo será Ventura Mijón, en Cultura, contra Carranza y a favor de todas sus víctimas, nosotros inclusive.
            Me he sentido muy bien de ánimo, como que nada me duele. Lo único que siento es una gran debilidad general. Han estado midiendo mi orina todos los días. El médico dice que ha encontrado en ella una gran cantidad de azúcar. Esa es la diabetes. Me han sujetado a una dieta especial desde ayer. No debo probar nada de azúcar, ni nada que contenga almidón; pero más bien la dieta es nominal, porque no se ha proveído a que se me dé un pan especial que no tiene almidón, y como la comida es tan escasa, tienen que complementarme con comida común y corriente, por ejemplo, con papas, que contienen cantidades grandísimas de almidón, y así por el estilo. En fin, tal vez después se corrija la cuestión de la dieta. Si no fuera porque María me trae bastante que comer, me moriría de hambre, porque no solamente es escasa la comida que dan aquí, sino que es muy pobre, y yo necesito una alimentación nutritiva. La comida de los tanques, en esa, es para los enfermos presos aquí. ¡Qué bárbaros!
            He descansado de la pesadez de cabeza, dolor en la base del cerebro y en el hombro. Si pudiera hacer ejercicio al aire libre, creo que me compondría pronto.
            ¿Cómo has estado tú? ¿estás mejor en ese nuevo tanque? ¿Qué han hecho de bueno los abogadetes? ¿Han estudiado ellos algún plan de defensa?
            Recibe un fuerte abrazo de tu manito.

Ricardo.

1 “Por humanidad”, publicado en el núm 238, 3 de mayo de 1916, de Regeneración, bajo la firma de Manuel Saavedra.

2 No aparece en Regeneración artículo con el título indicado: “El traidor Carranza”.