Penitenciaría Federal de los Estados Unidos. Leavenworth, Kansas / Enero 12 de 1920

Gus Teltsch
Lake Bay, Wash.

Estimado camarada:
Me refiero a tus dos cartas del 24 y 31 de diciembre último. Con la primera recibí seis dólares, querido camarada.
            Leí con emoción las tristes noticias que te trasmiten de Europa. La ruina, la miseria, el hambre, la muerte de millones y millones de personas inocentes, esa es la consecuencia de la carnicería colosal de cuatro años 1 . Y al pensar en estos errores, no puedo llegar a comprender en dónde está nuestra llamada civilización. Te acompaño en tu legitima pena, querido amigo. Comprendo cuánto debe sufrir tu corazón cuando aquellos que más tiernamente amas sobre la tierra, son las víctimas de tan terrible situación, y deseo que tengas la fuerza moral necesaria para afrontar tan crueles males.
            Respecto a nuestro infortunado doctor Creaghe, 2 siento mucho saber que esté otra vez en Steilacoom. Como describes que su mente está en buena condición, alerta y activa, esto hace que su suerte sea más deplorable. Te ruego que le des mis mejores recuerdos cuando tengas oportunidad de visitarlo.
            Tienes razón al quejarte contra el espíritu de intolerancia que reina entre los hombres. Pero es natural que exista la intolerancia, y seguirá existiendo mientras la raza humana quede dividida en clases. No hay un interés común por cuya causa los seres humanos crean indispensable permanecer unidos. El individualismo es la contraseña; y el individualismo ha madurado aun en sus formas más crudas. ¿Como podría florecer la tolerancia bajo tales circunstancias? ¿Como podría prosperar la indulgencia en este mundo, amplio infierno donde la única bandera que se mira es el de “cada uno para sí” ?
            ¡Pero no dejes que tu ánimo decaiga! Una flor blanca cultivada por tiernas manos, está en botón: la de la fraternidad universal; y cuando esta hermosa flor despliegue sus pétalos al sol y su fragancia a los vientos, la solidaridad substituirá al individualismo y la tolerancia será el resultado de la fraternidad.
            Termino con fraternales abrazos y saludos. Por la fraternidad universal,

Ricardo Flores Magón

1 Refiérese a la Primera Guerra Mundial .

2 Juan Creaghe, co-fundador de la revista de orientación anarquista La Protesta, Buenos Aires, Argentina.