Penitenciaría Federal de los Estados Unidos, Leavenworth, Kansas

Octubre 30 de 1920
Nicolás T. Bernal.
Oakland, Calif.

Mi querido Nicolás:
San Francisco debe estar ahora hermoso. Viví ahí en l907, cuando gran parte de la ciudad estaba en ruinas 1 y uno de mis intentos revolucionarios en México también estaba en ruinas. Me oculté con mi pena entre las ruinas, cuando sobre mi cabeza pendía un premio de 10 000 dólares que se había ofrecido por mi arresto; el servicio secreto de las dos naciones me perseguía de un lugar a otro, de ciudad en ciudad. Era cuestión de vida o muerte para mí, porque mi arresto significaba mi paso inmediato a México y ser easesinado allí sin ninguna apariencia de juicio. Ya ves, mi querido hermano, cómo tengo muy buenas razones para recordar San Francisco. ¡Cuántos días pasé sin llevarme un pedazo de pan a la boca! Algunas veces me pasaba tres o cuatro días sin comer, y durante esos ayunos forzados pensaba en los miserables que matan por una pieza de pan, porque yo mismo me sentía asaltado por instintos asesinos, y habría matado si mis ideales no me hubieran apartado de esos pensamientos.   
            ¡Cuán pronto pasa el tiempo, y cómo cambia la suerte de los hombres, excepto la mía! Mis camaradas de aquella época son ahora generales, gobernadores, secretarios de Estado, y  algunos de ellos han sido hasta presidentes de México 2 . Ellos están ricos, son famosos y poderosos, mientras yo estoy pobre, obscuro, enfermo, casi ciego, con un número por nombre, marcado como un felón, pudriéndome entre este rebaño humano, cuyo crimen fue el de haber sido tan ignorante y tan estúpido de haber robado una pieza de pan, cuando es una virtud robar millones. Pero mis antiguos camaradas son hombres prácticos, mientras que yo sólo soy un soñador, y, por lo tanto, es mi propia culpa. Ellos han sido la hormiga y yo la cigarra; mientras ellos han contado dólares, yo he gastado el tiempo contando las estrellas. Yo quería hacer un hombre de cada animal humano; ellos, más prácticos, han hecho un animal de cada hombre, y  se han hecho ellos mismos pastores del rebaño. Sin embargo, prefiero ser un soñador que un hombre práctico.   
            Con mis mejores deseos de fraternidad universal, quedo tu hermano.

Ricardo Flores Magón

1 Refiérese al terremoto e incendios que devastaron esa ciudad californiana el 18 de abril de 1906.

2 Alude, entre otros, a los antiguos miembros del Partido Liberal Mexicano (PLM) que habían alcanzado el grado de general en el ejército mexicano, Manuel M. Dieguez y Esteban Baca Calderón; al entonces gobernador del estado de Michoacán, Francisco J. Mújica— al Secretario de Agricultura en funciones Antonio I. Villarreal  y al expresidente provisional Eulalio L. Guitérrez.