Club Liberal Ponciano Arriaga, Centro Director de la Confederación de Clubes Liberales. Protesta (23 de febrero de 1903)[1]

 

Protesta

Adondequiera que los apóstoles del credo liberal han pretendido llevar su estandarte y difundir sus principios, han encontrado ruda oposición por parte de los que, adaptados a un medio pletórico de corrupción, rebosante de miseria, comprenden que su poderío y su medro caerían desmoronados al primer empuje del civismo popular. Y los que sostienen el equilibrio, si no el auge, de nuestra corrupción social y de nuestra miseria política; los que, despojados de virtudes y de méritos, han llegado a la altura de un puesto público sólo para medrar en él; los que han desgarrado, sin estremecerse, nuestras instituciones; los que sin remordimientos han dejado al pueblo en la más triste orfandad política, sin una garantía que lo proteja, sin una libertad que lo eleve, sin un derecho que lo dignifique; los que han asesinado nuestras leyes; los que han profanado nuestra Historia, tiemblan cada vez que un acento viril e independiente se dirige al pueblo enseñando doctrinas altamente democráticas; levantándolo del abismo de la indiferencia y sacudiendo su atrofiada percepción y su anestesiada inteligencia con el desgarramiento de velos que ocultan mucha pequeñez, de oropeles que cubren mucho cieno.

Si en estos momentos, de inmensa desolación para el Partido Liberal, tendemos la vista sobre la República, desde luego tropezamos aquí y allá con hermanos perseguidos, con periodistas independientes encarcelados, porque creen los espíritus pequeños que tiemblan ante una voz altiva y libre que esa voz no podrá tronar desde el fondo de una mazmorra; porque creen los que no conocen más que la adulación y el envilecimiento que puede someterse la altivez y que puede aprisionarse la libertad.

La inquina de un Gobierno clerical ha llevado a la penitenciaría de San Luis Potosí a nuestros valientes correligionarios José Millán[2] y Rafael B. Vélez,[3] director el primero e impresor el segundo del periódico liberal El Demófilo.[4] Más de seis meses hace que se inició este proceso injusto, sin que las más activas gestiones hayan logrado hasta la fecha su terminación necesaria ya y lógica en cualquier tribunal donde no fueran un sarcasmo la Ley y la Justicia.

También en la capital potosina sufre los odios del clericalismo el periodista Dionisio L. Hernández,[5] el que fue traído de Matehuala a San Luis a pie y en medio de rurales, como un forajido; el que lleva más de un año en la cárcel, sin que mengüe su energía, y sin que cese la inquina de sus opresores.

En Monterrey, N.L., el periodista liberal alemán, señor D. Martín Stecker,[6] se encuentra preso por denuncia que un individuo de Linares hizo de un suelto publicado en el periódico independiente El Trueno, que dirige el señor Stecker, mientras que la esposa de éste se encuentra enferma, casi a orillas del sepulcro, por el dolor que causara el inicuo encarcelamiento de su marido, el digno liberal que sofoca en su pecho las amarguras de familia, para mostrarse ante sus verdugos sin mancha.

En Tampico, Tamps., el conocido e indomable periodista independiente, señor Coronel Jesús E. Cervantes,[7] director de Hoja Blanca, sufre en un inmundo calabozo las consecuencias de su civismo y amor a la Justicia. El señor Cervantes, desde su periódico, clamó virilmente por que se hiciera luz en el asesinato de Rivero Echegaray[8] y por qué Longoria viniera a responder ante los tribunales de los terribles cargos que el pueblo le hace, y esto bastó para que el periodista fuera confinado a una mazmorra.

Y en Jalisco, en Lagos de Moreno, acaba también de ocupar su puesto en la cárcel, en ese santuario de los periodistas honrados, el señor D. Gabriel López Arce,[9] escritor independiente que criticó un discurso de un clerical —el notario del Curato—, y que por ello mereció un proceso.

El Club Liberal Ponciano Arriaga, que ha sufrido también ultrajes que hoy olvida para clamar por sus hermanos; el Club Liberal Ponciano Arriaga, que en medio de los atropellos, de los insultos y de las infidencias, cumple serenamente su misión de velar por el respeto a nuestras leyes y la integridad de nuestras instituciones, protesta enérgica y solemnemente contra las persecuciones de que son víctimas actualmente los periodistas liberales José Millán, Rafael B. Vélez, Dionisio L. Hernández, Martín J. Stecker, Jesús E. Cervantes y Gabriel López Arce.

Que vea el pueblo cómo se respeta en nuestra Patria al artículo 7o. constitucional,[10] que consagra la libertad de prensa, y cómo son tratados los pocos hombres, dignos verdaderamente de tal nombre, que en esta época de corrupción y de miseria política levantan su voz alta y libre para enseñar doctrinas democráticas, y para descorrer velos que ocultan mucha pequeñez y oropeles que cubren mucho cieno.

Reforma, Unión y Libertad.

 

México, 23 de febrero de 1903

Presidente, Ing. Camilo Arriaga.[11] Vicepresidente, Lic. Antonio Díaz Soto y Gama. Tesorero, Benjamín Millán.[12] 1er. Secretario, Juan Sarabia.[13] 2o. Secretario, Ricardo Flores Magón. 3er. Secretario, Santiago de la Hoz.[14] 4o. Secretario, Enrique Flores Magón. 1er. Vocal, Juana B. Gutiérrez de Mendoza.[15] 2o. Vocal, Evaristo Guillén.[16] 3er. Vocal, Federico rez Fernández.[17] 4o. Vocal, Rosalío Bustamante.[18] 5o. Vocal, Elisa Acuña y Rosete.[19] 6o. Vocal, Alfonso Cravioto.[20] 7o. Vocal, María del Refugio Vélez. 8o. Vocal, Tomás Sarabia.[21] 9o. Vocal, Alfonso Arciniega.[22] 10o. Vocal, Humberto Macías Valadez[23]

 

 

 

[1] El Hijo del Ahuizote, México, D.F., núm. 840, 1 de marzo de 1903.

[2] José Millán. Periodista. Director de El Demófilo (San Luis Potosí, S.L.P., 1902) durante el tiempo en que Camilo Arriaga, Juan Sarabia y LR estuvieron en prisión. Tanto Millán como el impresor Rafael B. Vélez fueron encarcelados por los sucesos relacionados con la supresión del Club Liberal Ponciano Arriaga.

[3] Rafael B. Vélez Arriaga. Tipógrafo e impresor potosino. Firmante del Manifiesto de invitación al Partido Liberal (30 de agosto de 1900) promovido por Camilo Arriaga, su primo. En su taller de la ciudad de San Luis Potosí fueron impresos, entre otros, Renacimiento (1900-1902), órgano del Club Ponciano Arriaga; El Diario del Hogar (junio de 1901); Regeneración (junio-julio de 1901); El Demófilo (1902), y El Porvenir (1902).

[4] El Demófilo, San Luis Potosí, S.L.P. (abril-agosto de 1902). Director: José Millán. Editor: Rafael Vélez Arriaga. Colaboradores: Camilo Arriaga, LR y Antonio Díaz Soto y Gama. Su imprenta fue confiscada el 30 de julio de 1902 por orden del gobernador.

[5] Dionisio L. Hernández. Periodista potosino. Director de El Pensamiento (San Luis Potosí, 1895), de El Progreso (1901) y El Independiente (1910), estos últimos en Matehuala, San Luis Potosí.

[6] Martín J. Stecker. Periodista suizo. Residió en Linares, N.L., y a partir de 1912 en Monterrey. Junto con su hijo del mismo nombre tomó parte en la política local primero a favor y luego en contra de Bernardo Reyes. Se exilió en los Estados Unidos en 1914.

[7] Jesús E. Cervantes. Coronel y periodista. Residió en Tampico, Tamps., donde publicaba Hoja Blanca. Enemigo del entonces gobernador Pedro Argüelles, proporcionó información sobre la corrupción en dicho gobierno a Regeneración. Véase “Injuria a la Democracia y ultrajes a la justicia” en Regeneración, San Antonio, Tex., 2a. época, núm. 5, 3 de diciembre de 1904.

[8] Vicente Rivero Echegaray. Periodista tamaulipeco. Director y redactor del periódico tampiqueño de oposición Bala Rasa. Publicó en Tampico el periódico El Porvenir (1905). Fue asesinado a causa de la publicación de una caricatura en Bala Rasa por órdenes del jefe político del distrito, Antonio Longoria.

[9] Gabriel López Arce. Tipógrafo y periodista jaliscience. Director de El defensor del Pueblo de Lagos de Moreno, Jal. Escribió con el seudónimo de Duende Gris.

[10] Artículo 7o.: “Quedan abolidos los tribunales especiales y los fueros, a excepción del de la guerra para los casos que tengan íntima conexión con la disciplina militar. En demandas de orden civil no habrá fueros ni inmunidad, ni aun para los funcionarios públicos”.

[11] Camilo Arriaga (1862-1945). Ingeniero potosino egresado de la Escuela Nacional de Ingenieros. Sobrino nieto del constituyente Ponciano Arriaga. Participó en las protestas contra el presidente Manuel González, cuando decretó la sustitución de monedas de plata por monedas de níquel, medida que también afectaba los intereses mineros de su familia. Diputado local (1888) y federal (1890-1898). Como presidente del Club Liberal Ponciano Arriaga organizó el Primer Congreso Liberal (1901). Colaborador de El Demófilo, Renacimiento y El Porvenir. En 1902 se exilió en los Estados Unidos y estableció su residencia en San Luis, Mo. Las diferencias políticas con el núcleo del Grupo Regeneración en el exilio ocasionaron su distanciamiento definitivo. Regresó a San Luis Potosí en 1908. Participó en el llamado Complot de Tacubaya en marzo de 1911. Fue arrestado. Tras su liberación formó parte de la Junta Iniciadora de la Reorganización del Partido Liberal, en la ciudad de México. Durante el huertismo vivió exiliado en Nueva Orleans. En 1920 fue jefe del Departamento Forestal de Caza y Pesca.

[12] Benjamín Millán. Ferrocarrilero potosino. Antonio Díaz Soto y Gama lo recordaba así: “Escarbo yo en mis recuerdos de juventud y me encuentro con un amigo ferrocarrilero, muy estimable para mí por haber sido uno de los primeros luchadores del Partido Liberal Potosino (…) pues bien; entonces conocí yo a un ferrocarrilero llamado Benjamín Millán: todas las noches se ponía su ‘smoking’ y todas las noches iba a los bailes a alternar con la pequeña burguesía de su barrio”.

[13] Juan Sarabia Díaz (1881-1920). Minero, poeta y periodista, originario de San Luis Potosí. Editó El Demócrata (1889-1902). Secretario del Club Liberal Ponciano Arriaga en 1901. Participó en el Primer Congreso Liberal. Con Camilo Arriaga publicó el semanario Renacimiento. Aprehendido junto con Arriaga y LR por sedición y ultrajes a funcionarios públicos, fundó con ellos El Demófilo en la cárcel. Liberado en septiembre de 1902, emigró a la ciudad de México, donde colaboró en El Hijo del Ahuizote y reinstaló, con Arriaga, Rivera y otros, el Club Ponciano Arriaga. Fue arrestado de nuevo el 16 de abril de 1903, junto con Manuel Sarabia, Alfonso Cravioto, Santiago R. de la Vega, y RFM por la campaña antirreeleccionista emprendida en Excélsior y El Hijo del Ahuizote. Al salir de Belem emigró a los Estados Unidos junto con E y RFM y se incorporó a la redacción de Regeneración. Al establecerse la JOPLM en la ciudad de San Luis, fue nombrado vicepresidente de la misma. Redactó parte del programa del PLM de 1906. Estuvo preso por la acusación de Manuel Esperón y de la Flor de octubre a diciembre de 1905. Fue arrestado en Ciudad Juárez el 19 de octubre de 1906, mientras preparaba la toma de dicha ciudad. Procesado en Chihuahua en enero de 1907, fue sentenciado a siete años de prisión en San Juan de Ulúa. Salió de ese lugar en junio de 1911. Distanciado ya de la JOPLM, al lado de AIV, formó la Junta Iniciadora de la Reorganización del Partido Liberal Mexicano en la ciudad de México. En 1912, fue elegido diputado por el primer distrito de su estado natal. En octubre de 1913, al disolverse las cámaras federales por orden de Victoriano Huerta, fue encarcelado. Al salir, en abril de 1914, se refugió en El Paso, Tex. A su regreso a México trabajó en la Biblioteca Nacional. En 1917 fue candidato a gobernador de su estado natal. Murió de tuberculosis en la ciudad de México.

[14] Santiago de la Hoz (1883-1904). Poeta y periodista veracruzano. En ese puerto fundó con Teodoro Hernández, el Club Liberal Sebastián Lerdo de Tejada en octubre de 1900. Colaboró en La Opinión y en 1901 publicó en Veracruz, con Laureano Mejía, Excélsior. Ya en la ciudad de México, formó el Club Liberal Redención (1902), posteriormente llamado Club Antirreeleccionista Redención (1903). Asimismo fue miembro del Club Liberal Ponciano Arriaga, del cual fue segundo secretario en 1903. Promotor de posturas antirreeleccionistas durante las elecciones de 1904 dentro de los círculos liberales. Volvió a publicar Excélsior en la ciudad de México como órgano del club que dirigía. Colaboró en El Hijo del Ahuizote, bajo el seudónimo de Hombre Gris. Emigró a los Estados Unidos junto con RFM y otros a principios de 1904. Murió ahogado en el Río Bravo en las cercanías de Laredo, Tex., el 22 de marzo de 1904. Los liberales consideraban su muerte prematura una gran pérdida.

[15] Juana B. Gutiérrez de Mendoza (1880-1942). Periodista, originaria de Durango. En 1892, se trasladó a Sierra Mojada, Chih. En 1897 fue encarcelada dos años por su reportaje sobre las condiciones de los mineros en ese lugar. Al salir fundó el Club Liberal Benito Juárez en Minas Nuevas, Chih. En 1901, marchó a Guanajuato y fundó ahí el periódico Vésper. Dos años después, llegó a la ciudad de México, donde se afilió al Club Liberal Ponciano Arriaga, del que fue vocal primera, y reemprendió la edición de su periódico. A finales de ese año fue encarcelada en Belem por sus posturas antirreeleccionistas. En 1904, acompañada de Elisa Acuña y Rosete, se trasladó a Laredo, Tex., y luego a San Antonio. En ambos lugares volvió a publicar su periódico. Ante las desavenencias entre RFM y Camilo Arriaga, tomó partido por este último. Tal circunstancia provocó una agria disputa entre Gutiérrez de Mendoza y RFM, que se dirimió en los periódicos dirigidos por ambos. En 1905, regresó a la ciudad de México y continuó con Vésper. Colaboró en La Corregidora y fundó el Partido Socialista. Con Dolores Jiménez y Muro formó el Grupo Socialistas Mexicanos. En 1909 fundó el Club Político Femenil Amigas del Pueblo y el Club Hijas de Cuauhtémoc. Durante la campaña electoral de Francisco I. Madero solicitó el derecho al voto para las mujeres. Firmó el llamado Plan de Tacubaya, en octubre de 1911. Por esas fechas se trasladó a Morelos y se vinculó con el zapatismo. Formó el Regimiento Victoria, al que dirigió con el grado de coronela. Arrestada en la ciudad de México por las autoridades huertistas, pasó 10 meses en la cárcel de Belem. Tras la caída de Huerta fue liberada y continuó al lado del zapatismo. Durante la presidencia de Venustiano Carranza fue nuevamente recluida. Regresó a Morelos en 1919 y hasta 1922 dirigió su Colonia Agrícola Experimental Santiago Orozco. Maestra misionera durante el paso de José Vasconcelos por la Secretaría de Educación Pública. En 1926 fundó la asociación proindigenista Consejo de Caxclanes. Reinició Vésper en 1932.

[16] Evaristo Guillén. Tipógrafo. Colaborador de El Hijo del Ahuizote. Estuvo en la cárcel militar de Santiago Tlatelolco, a partir del 2 de septiembre de 1902, junto con RFM y Federico Pérez Fernández. Fue segundo vocal del Club Liberal Ponciano Arriaga, cuando éste fue reinstalado en la ciudad de México el 5 de febrero de 1903.

[17] Federico Pérez Fernández. Periodista capitalino. Administrador de El Hijo del Ahuizote hasta 1903. Fundador y administrador de El Colmillo Público. Estuvo en la cárcel militar de Santiago Tlatelolco, a partir del 2 de septiembre de 1902, junto con RFM y Evaristo Guillén.

[18] Rosalío Bustamante (1881-1963). Periodista, comerciante y político potosino. Formó parte del Club Liberal Ponciano Arriaga en 1901. Colaborador de El Hijo del Ahuizote y El Diario del Hogar. Se exilió en los Estados Unidos, donde se incorporó a los trabajos del PLM. Fungió como tercer vocal de la JOPLM en 1905 y 1906. En 1907 regresó a México, estableciéndose en Tampico. Se adhirió al maderismo.

[19] Elisa Acuña y Rosete (ca. 1887-1946). Periodista liberal hidalguense. En 1901 participó en el Primer Congreso de Clubes Liberales. Colaboradora del periódico Vésper (México, D.F.). Militó en el Club Antirreeleccionista Redención; fue redactora de su órgano informativo. Junto con Juana B. Gutiérrez de Mendoza redactó el periódico Fiat Lux, de tendencia socialista, antes de su exilio en San Antonio, Tex. En 1908 volvió al país, editó Socialismo Mexicano y reanudó la publicación de Fiat Lux. Apoyó la candidatura de Madero en 1911. Tras la muerte de éste, se opuso al huertismo. Colaboró con las fuerzas zapatistas como propagandista en Puebla, y más tarde fue enlace entre zapatistas y carrancistas. Permaneció fiel al Ejército Libertador del Sur hasta abril de 1919. Al término de la Revolución ocupó cargos directivos en el Consejo Feminista Mexicano y en la Liga Panamericana de Mujeres.

[20] Alfonso Cravioto (1883-1955). Político hidalguense. Hijo del general Rafael Cravioto, varias veces gobernador del estado durante el Porfiriato. Fundador de la Corporación Patriótica Privada (1900). Presidió la Sociedad Científica Ignacio Ramírez (1902) y formó parte del Club Liberal Redención de la ciudad de México (1903). Colaborador de Excélsior, El Hijo del Ahuizote y El Colmillo Público. Participó en la fundación del Ateneo de la Juventud (1909). Durante el gobierno maderista fue diputado federal por su estado natal. Bajo el gobierno de Carranza fue secretario del Ayuntamiento de la ciudad de México, subsecretario de Instrucción Pública y diputado constituyente. De 1925 a 1939 ocupó diversos cargos diplomáticos en el extranjero.

[21] Tomás Sarabia Labrada (18¿?-1912). Periodista originario de la ciudad de México. Se vinculó con los liberales en 1903, a través del Club Liberal Ponciano Arriaga, donde militaban sus primos, Juan y Manuel Sarabia. En 1906, aparece en lista viviendo en Sabinas y San Felipe de las Minas, Coah. Se exilió en San Antonio, Tex., donde trabajó activamente en los preparativos insurreccionales de 1906 y 1908 al lado de Práxedis G. Guerrero. Con Antonio de P. Araujo, publicó, de junio a septiembre de 1908, el semanario Reforma, Libertad y Justicia. Escribió artículos para The Border. Con Jesús M. Rangel fue arrestado el 10 de agosto de 1909, acusado de violación de las leyes de neutralidad. Permaneció preso hasta 1910. En julio del año siguiente se incorporó a la redacción de Regeneración. Murió de tuberculosis adquirida en la cárcel.

[22] Alfonso Arciniega. Jilotepec, Estado de México. Administrador de Regeneración en su primera época (1900-1901). Noveno Vocal del Club Liberal Ponciano Arriaga, Centro Director de la Confederación de Clubes Liberales (1903); como tal suscribió la Protesta del 23 de febrero de 1903; los manifiestos del 27 de febrero y 11 de abril de 1903, así como la “Acusación contra Bernardo Reyes, que presentó ante la Cámara de Diputados el Club Liberal Ponciano Arriaga”, fechada el 15 de abril de 1903. Estableció contacto con el delegado especial de la JOPLM, Casimiro H. Regalado.

[23] Humberto Macías Valadez (1882-1942). Político y periodista potosino. Opositor al régimen porfirista desde 1899, año en que colaboró con el periódico oposicionista El Demócrata, de San Luis Potosí. Establecido en la ciudad de México, colaboró con los periódicos Excélsior y El Hijo del Ahuizote, actividades por las que fue encarcelado en 1903. En su estado natal, presidió el Club Antirreeleccionista de Matehuala. Junto con Tomás Sarabia, Francisco M. del Campo, Estanislao Jiménez, José Jáuregui y P.G. Luna, signó un “Voto de Fraternidad a los Coahuilenses”, el 28 de mayo de 1905, en el que se apoyaba la lucha cívica de los coahuilenses para impedir la reelección del entonces gobernador Miguel Cárdenas. En 1910 se adhirió al maderismo y se levantó en armas al lado de Pedro Antonio de los Santos. Tras la caída de Madero se unió al constitucionalismo. Fue candidato a gobernador de San Luis Potosí en 1917, resultan- do derrotado por Miguel Barragán. Se alejó de la política hasta la década de 1930, cuando hizo campaña en favor de Lázaro Cárdenas. Posteriormente fue partidario de Antonio I. Villarreal.