Bases para la constitución de agrupaciones liberales que se establezcan en conexión con la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano y deberes de esta Junta (29 de enero de 1906)[1]

 

Principios generales

I.— Se reconoce que la Dictadura de Porfirio Díaz, emanada de la usurpación y sostenida por la fuerza, ha llegado a tal extremo de corrupción y tiranía, que es un deber ineludible del pueblo mexicano combatir por todos los medios posibles esa Dictadura, hasta lograr su completo derrumbamiento y la restauración de la Democracia en México.

II.—Mientras los ciudadanos independientes permanezcan dispersos, y por tanto, débiles, nada práctico podrán hacer por la causa de la libert Sus esfuerzos aislados se estrellarán en el Poder que dan a la tiranía los muchos elementos de que dispone y la cohesión de sus individuos. Es pues, preciso, para igualar las condiciones de la lucha, que los independientes dispongan de elementos como la tiranía y estén compactamente unidos como lo están los opresores.

III.— Siendo los principios liberales los que inspiran a los que luchan contra el despótico régimen actual, esos principios serán la bandera de la unión. Los primeros trabajos serán para reorganizar el Partido

IV.— Los medios para obtener esta reorganización son: constituir en México y los Estados Unidos, donde residen mexicanos, agrupaciones liberales, públicas o secretas, según convenga a los intereses de quienes las formen y conforme a las instrucciones especiales que más adelante se encuentran, y declarar los ciudadanos que queden aislados su adhesión al Partido Liberal, contribuyendo todos, moral y pecuniariamente, para los diversos trabajos que tiene que realizar la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano y para los auxilios que dicha Junta debe proporcionar a los liberales perseguidos.

 

Agrupaciones en México

I.— Los ciudadanos liberales de una misma población constituirán una agrupación política, secreta, de acuerdo con la excitativa de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano.

II.— El objeto de la agrupación será luchar por la caída de la actual Dictadura y la restauración de la Democracia en México, y sus inmediatos trabajos tenderán a la reorganización del Partido Liberal.

III.— Al constituirse la agrupación se levantará un acta, en que constarán los siguientes puntos principales: protesta solemne de todos los miembros a ser fieles a los principios liberales y de luchar decididamente por su implantación en México; declaración de considerar anticonstitucional el Gobierno tiránico de Porfirio Díaz y protestar combatirlo, así como también a los grupos científicos y reyista, aliados de la tiranía; manifestación de acuerdo con la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, y protestar de apoyarla y secundarla en sus trabajos por la causa de la Un ejemplar del acta se enviará a la citada Junta, y cada uno de los miembros de la agrupación enviará también, si no lo ha hecho ya, un cupón de los que se han distribuido, debidamente llenado.

IV.— Los miembros de la agrupación se reunirán cuando menos una vez por mes, para comunicarse las noticias políticas que conozcan o los trabajos que algunos hayan hecho; para discutir sobre los medios mejores para ampliar la propaganda liberal y a preparar la caída del despotismo; para conocer la correspondencia que les haya dirigido la Junta y tratar, en fin, cuanto pueda ser de interés para la Uno de los miembros quedará comisionado para enviar a la Junta una correspondencia sobre la reunión y remitir a la vez las cuentas mensuales de todos.

V.— Son deberes particulares de los miembros de la agrupación: guardar secreto sobre la existencia de la misma; cumplir las protestas que hicieron en el acta de instalación; procurar el ingreso de nuevos adeptos al Partido; hacer propaganda de las ideas liberales, especialmente en favor de la unión; procurar la circulación de los periódicos, folletos y hojas que les remita la Junta; obrar privada y públicamente como liberales independientes; cumplir con sus deberes cívicos, y rechazar de sus hogares la malsana influencia del clero dando a sus familias una educación conforme a las sabias y emancipadoras doctrinas

VI.— Son deberes generales de los miembros de la agrupación: unirse para encabezar o colaborar en la celebración pública de los días de gloria y duelo para la Patria, procurando en estas solemnidades patentizar ante el pueblo que la grandeza, abnegación y virtudes de otros hombres y otras épocas dista inmensamente de la corrupción y la bajeza reinantes ahora, que es preciso preocuparnos seriamente por tal estado de cosas, si no queremos perecer agobiados por la tiranía y la miseria; hacer unidos, cuantos trabajos políticos sean posibles, para el mejoramiento de la localidad en que residan, de su estado y del país en general; unir sus recursos y esfuerzos para organizar conferencias públicas o publicar impresos de carácter liberal y de propaganda en favor de la unión; protegerse mutuamente en todas las circunstancias de la En todos estos trabajos, los miembros del grupo ocultarán sus relaciones con esta Junta Organizadora, y obrarán con carácter privado.

Nota.— Si alguna de las agrupaciones que se constituyan considera conveniente trabajar en público, podrá hacerlo, mereciendo las felicitaciones de esta Junta por tal acto de valor civil.

 

Agrupaciones en los Estados Unidos

I.— Los liberales mexicanos residentes en una misma población constituirán un Club Político, que tendrá por objeto combatir el mal Gobierno de México y trabajar por la restauración de la Democracia en nuestra Patria. Sus inmediatos trabajos tenderán a la reorganización del Partido Liberal.

II.— Siendo las circunstancias de los Estados Unidos distintas a las de México, y habiendo en este país libertades políticas, la existencia del Club y sus trabajos serán públicos.

III.— Al constituirse el Club llenará los mismos requisitos de que trata la cláusula III de las bases para las agrupaciones de México.

IV.— El Club celebrará sesiones periódicas, según lo acuerden sus miembros; en ellas se discutirá sobre los mejores medios que puedan emplearse para apresurar la organización de los liberales y la caída de la Dictadura, se comunicarán las noticias de interés político, se tomará nota de la correspondencia que otras agrupaciones o esta Junta les dirijan y acordarán la contestación, etcétera, etcétera. Una vez por mes, el Club comisionará a uno de sus miembros para que remita a esta Junta las cuotas mensuales de todos los socios y una reseña de los principales trabajos del Club durante el mes.

V.— El Club, con la contribución y el esfuerzo de todos sus miembros, procurará hacer trabajos de carácter liberal y de oposición a la Dictadura de Porfirio Díaz, organizando conferencias públicas, publicando impresos, y solemnizando las fechas de gloria y de luto para la Patria en una forma que haga resaltar el hecho de que otros hombres y otros gobiernos dieron libertad y grandeza a nuestra Patria, mientras los hombres de la actual Dictadura sólo han sabido oprimirlos y despojarlos. Aparte de las fechas que generalmente se celebran, como el 5 de mayo, el 16 de septiembre y el 18 de julio, los Clubes Liberales de este país procurarán solemnizar otras fechas que en México apenas pueden mencionarse. Estas fechas son las siguientes:

— 25 de junio de 1879: hecatombe de Veracruz, ordenada por Díaz.

— 3 de febrero de 1891: asesinato del General Ignacio Martínez, por orden de Díaz y Reyes.

— 2 de abril de 1903: hecatombe de Monterrey, ejecutada por Reyes con la complicidad de Porfirio Díaz.

— 1°. de noviembre de 1886: asesinato de García de la Cadena, por orden de Díaz.

En estas solemnidades, el objeto será glorificar a las víctimas del sanguinario tirano que nos deshonra y maldecir al verdugo como sus crímenes lo merecen.

VI.— Son deberes de los miembros: los mismos que expresa la cláusula V sobre las agrupaciones de México, con excepción del secreto acerca del Club, puesto que los Clubes en este país son públicos.

Nota.— Si alguna de las agrupaciones que se formen en este país tiene razones especiales para no trabajar públicamente, lo comunicará a esta Junta y se regirá por las agrupaciones secretas de México.

 

Junta organizadora

I. La Junta Organizadora del Partido Liberal existirá públicamente y públicamente combatirá la Dictadura de Porfirio Díaz y hará cuantos trabajos le sean posibles para la reorganización del Partido Liberal.

II. La Junta llevará un registro, absolutamente secreto, en que consten los nombres de los afiliados al Partido y la cuota con que cada uno de ellos contribuye mensualment Así sabrá con exactitud el número de miembros efectivos y los recursos con que cuenta el Partido.

III. El fondo que se forme con el producto de las cuotas, lo empleará la Junta especialmente en fomentar publicaciones oposicionistas y en proteger a los miembros del Partido Liberal que lo Los liberales de México, ya sean periodistas, ya ciudadanos que ostensiblemente combaten a la Dictadura, ya simples particulares desafectos al régimen actual, con frecuencia perseguidos por las autoridades, privados de su libertad o despojados de sus bienes. En estos casos la Junta auxiliará pecuniariamente a los correligionarios y en cuantas otras formas le sea posible los ayudará a defenderse de la injusticia que sufran. Los liberales mexicanos residentes en Estados Unidos no sufrirán persecuciones de la Dictadura sino en casos especiales, pero en cambio están expuestos a sufrir atropellos por parte de los americanos, atropellos que podrían ser evitados o corregidos si los representantes de México en este país cumplieran con su deber de auxiliar a sus compatriotas. En estos casos, la Junta ayudará al correligionario atropellado y desamparado por los representantes de la Dictadura, no sólo pecuniariamente, sino procurando suplir, en cuanto sea posible, la acción que debiera tomar algún representante del Gobierno en defensa del mexicano perseguido. En todo caso en que un miembro del Partido Liberal sea víctima de una injusticia, en México o en este país, la Junta formulará una protesta que se hará circular extensamente, publicándose en los periódicos liberales. La Junta presentará su ayuda moral y pecuniaria, ante todo a los miembros “registrados” del Partido; pero si sus circunstancias lo permiten, auxiliará también a otros ciudadanos que sufran persecuciones de la tiranía por observar una conducta independiente y honrada. Si, llenados estos principales deberes, la Junta conserva fondos sobrantes, los empleará en los trabajos de propaganda que considere más oportunos o le sugieran los correligionarios.

IV. La Junta mantendrá relaciones con todas las agrupaciones y ciudadanos liberales que a ella se dirijan, tomando en consideración, con todo detenimiento, las proposiciones que se le hagan, en relación con los fines que pers La Junta celebrará sesiones cada vez que sea necesario y tomará sus acuerdos por mayoría de votos, basándolos en un espíritu de absoluto liberalismo y completa democracia.

 

Transitorios

El personal que hoy integra la Junta tiene el carácter de provisional, mientras es posible que los miembros del Partido elijan un personal definitivo, señalando los periodos y forma en que deba renovarse.

La Junta se inspirará, para trabajar, en los principios generales del liberalismo, mientras el Partido adopta un programa concreto y definido

La Junta perderá todo derecho a ser atendida y apoyada, desde el momento en que deje de ajustarse en sus procedimientos y tendencias, a los principios liberales, o al Programa del Partido, cuando quede definitivamente aprobado.

Habiendo recibido esta Junta frecuentes consultas sobre la manera de constituir agrupaciones liberales, y sobre el modo como podrían funcionar, acordó expedir las anteriores BASES, que no duda serán aceptadas y cumplidas por los correligionarios.

Reforma, Libertad y Justicia.

 

St. Louis, Mo., 29 de enero de 1906

Presidente, Ricardo Flores Magón. Vicepresidente, Juan Sarabia. Secretario, Antonio I. Villarreal.

Tesorero, Enrique Flores Magón. 1er. Vocal, Prof. Librado Rivera. 2o. Vocal,

Manuel Sarabia. 3er. Vocal, Rosalío Bustamante

 

[1] Regeneración, San Luis, Mo., 3a. época, núm. 1, 1 de febrero de 1906, y núm. 2, 15 de febrero de 1906.