Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano. Carta circular (16 de noviembre de 1910)[1]

 

Los Ángeles, California, 16 de noviembre de 1910.

Estimado compañero:

La Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano ha tomado posición respecto de los planes revolucionarios que se están preparando, así como sobre la fecha del movimiento y la ninguna liga que el Partido Liberal tiene con el partido maderista: parece que Madero está precipitando un movimiento personalista que tendrá principio el día 20 de este mes o a más tardar el 1 del próximo diciembre, y, como si ese movimiento maderista se efectúa, los liberales tendremos la mejor oportunidad que pueda presentársenos para rebelarnos también, la Junta recomienda a usted se prepare y recomiende a sus amigos que se preparen y estén listos para que, si hay alguna perturbación en el país originada por los maderistas, aprovechemos el momento de confusión para levantarnos todos los liberales. Esto no quiere decir que la Junta recomiende a usted que haga causa común con los maderistas ni que sus amigos lo hagan. Simplemente se recomienda a los liberales el aprovecharse de las circunstancias especiales en que estará el país si los maderistas perturban el orden. La Junta no ha celebrado pacto alguno o alianza con los partidarios de Madero, porque el Programa del Partido Liberal es distinto del programa del Partido Antirreeleccionista.[2] El Partido Liberal quiere libertad política, libertad económica por medio de la entrega al pueblo de las tierras que detentan los grandes terratenientes, el alza de los salarios y la disminución de las horas de trabajo; obstrucción a la influencia del clero en el gobierno y en el hogar. El Partido Antirreeleccionista sólo quiere libertad política, dejando que los acaparadores de tierras conserven sus vastas propiedades, que los trabajadores sigan siendo las mismas bestias de carga y que los frailes continúen embruteciendo a las masas. El Partido Antirreeleccionista, que es el de Madero, es el partido conservador. Madero ha dicho que no pondrá en vigor las Leyes de Reforma. Muchos liberales, engañados por los maderistas, han engrosado las filas de Madero, de quien se asegura que está de acuerdo con nosotros. Nada hay más inexacto que eso. Por cuestión de principios, el Partido Liberal no puede estar de acuerdo con el maderismo. Así, pues, la Junta recomienda a usted que al levantarse en armas aprovechando el movimiento de Madero no haga causa común con el maderismo conocido por antirreeleccionismo; pero que sí trate con todo empeño de atraer bajo las banderas del Partido Liberal a todos los que de buena fe se precipiten a la lucha. Procure usted por todos los medios que su iniciativa le sugiera contrarrestar la tendencia del elemento maderista, para que la revolución sea beneficiosa al pueblo mexicano y no el medio criminal para que escale el poder un grupo de ambiciosos. Si los maderistas no llevan a cabo el movimiento proyectado, entonces pasará a ver a usted un delegado de la Junta para tratar los asuntos del Partido Liberal. El Programa del Partido Liberal es el promulgado el 1 de julio de 1906 en Saint Louis, Missouri.

Reforma, Libertad y Justicia.

R. Flores Magón. A.I. Villarreal. Librado Rivera. Práxedis G. Guerrero. E. Flores Magón.

 

 

 

[1] AHSRE, LE-934.

[2] Agrupación política instituida en la ciudad de México, en mayo de 1909, por iniciativa de Francisco I. Madero. Inicialmente se llamó Centro Antirreeleccionista y lo presidía Emilio Vázquez Gómez. Sus principios básicos eran la no reelección, la efectividad del sufragio, la libertad municipal, el respeto a las garantías constitucionales y el estricto apego a los preceptos constitucionales. Sus metas quedaron consignadas en el folleto, escrito por Madero, titulado El Partido Nacional Antirreeleccionista y la próxima lucha electoral. En abril de 1910, a través de su Convención, el partido lanzó las candidaturas de Madero, para la Presidencia, y Vázquez Gómez, para la Vicepresidencia. Posteriormente, el partido modificó su nombre por el de Partido Constitucional Progresista, y en 1911 cambió su fórmula por la de Madero-Pino Suárez para la Presidencia y la Vicepresidencia respectivamente.