Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano. Nombramiento (6 de enero de 1911)[1]

Por el presente se hace constar que el compañero Julio Mancillas[2] está debidamente facultado para trabajar a favor del movimiento revolucionario que sostiene el Partido Liberal Mexicano.

La Junta espera que todos los simpatizadores, así como los liberales, auxiliarán al compañero Mancillas en su difícil empresa para que pueda desempeñar debidamente su comisión.

Reforma, Libertad y Justicia.

 

Los Ángeles, Cal., enero 6 de 1911

R. Flores Magón (rúbrica). Antonio I. Villarreal (rúbrica)

 

 

 

[1] AHSRE, LE-934.

[2] Julio Mancillas. Pintor, decorador y tapicero. Los Ángeles, Calif.; Phoenix, Ariz. (1906-1913). Estableció contacto con la JOPLM en marzo de 1906. Miembro del Grupo Regeneración de Los Ángeles. En octubre de 1910 trabajó en la oficina de Regeneración; publicó en el periódico un anuncio ofreciendo sus servicios: “Hago toda clase de trabajo fino y corriente a precios sumamente módicos. Me dedico con especialidad a amplificar retratos en lino, seda o terciopelo, garantizando la perfección fisonómica. Por retratos al óleo, 10×20, con elegante marco ovalado o cuadrado, cobro $6.00”. Mancillas también tenía aptitudes como declamador: durante una reunión del grupo angelino, celebrada en enero de 1911, recitó la “Oda Heroica” dedicada a RFM, escrita por Juan Sarabia en la cárcel de Belem. En noviembre de 1910 participó en la organización del grupo local de la Liga Panamericana de Trabajo y ocupó el puesto de secretario de la agrupación, mientras Francisco B. Velarde fue nombrado organizador y Lázaro Gutiérrez de Lara, tesorero. Apoyó la organización de la asociación unionista Jornaleros Unidos. En febrero de 1911 fue nombrado delegado especial de la JOPLM y realizó una gira proselitista por California y Arizona, participó entonces en la organización de grupos preparados para tomar las armas e ingresar a territorio mexicano. Según el agente del gobierno mexicano Ricardo S. Bravo, a partir de mayo de 1911 y debido a un “fuerte disgusto con Magón por sus ideas de introducir filibusteros a la Baja California”, Mancillas se convirtió en informante del gobierno mexicano. Desde ese momento trabajó como espía a sueldo del maderismo y proporcionó datos sobre los grupos que participaban del plan revolucionario del PLM. En diciembre de 1912 fue arrestado en Ray, Ariz., acusado de organizar una huelga. En noviembre de 1913, Regeneración advirtió a los mineros de Arizona que Mancillas era un “esbirro al servicio de los cónsules”, y que ya no pertenecía al PLM, aunque todavía portaba la credencial de la organización. Trabajó como provocador al servicio del gobierno mexicano en la insurrección de Phoenix de 1913.