Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano. Para nuestra defensa (13 de abril de 1912)[1]

 

Con pena manifestamos que no tenemos un solo centavo para nuestra defensa,[2] y sabido es que, bajo las repúblicas democráticas como bajo las monarquías absolutas, el que no tiene dinero va a presidio, por inocente que sea.

El día 18 de este mes se nos sentará en el banquillo de los acusados, sin un centavo en el bolsillo, para tener que luchar contra las burguesías y los gobiernos de México y de los Estados Unidos que cuentan con oro en abundancia.

La lucha es, por lo tanto, desigual.

Toda persona que desee vernos libres, está cordialmente invitada a enviar su óbolo para nuestra defensa a Manuel G. Garza, 914 Boston St., Los Ángeles, Cal., U.S.A.

Enviad centavos o pesos, lo que podáis. Lo importante es que ayudéis para los gastos de nuestra defensa, que son crecidísimos. Ayudad sin pérdida de tiempo.

Nuestros enemigos se unen para aplastarnos, ¿por qué no unirnos todos los desheredados para defendernos?

Nuestros enemigos cuentan con millones y más millones de pesos; pero los pobres somos millones y más millones de personas que, si cada una pusiera alguna cantidad, por pequeña que fuera, superaría a la que pudieran poner los ricos para asegurar su imperio sobre nosotros.

No se necesita más que buena voluntad para ayudar. ¡Hacedlo!

Si salimos condenados, no por eso hay que dejar de ayudar, pues estamos resueltos a luchar por nuestra libertad hasta conseguirla. Interpondremos todos los recursos que la ley determina; pero para esa lucha ante los llamados tribunales de justicia, necesitamos dinero, muchos miles de pesos, y es preciso que los que deseen vernos libres nos ayuden sin pérdida de tiempo, desde hoy hasta que se agote el último recurso legal.

 

 

 

[1] Regeneración, Los Ángeles, Calif., 4a. época, núm. 85, 13 de abril de 1912.

[2] El juicio por violación de las leyes de neutralidad, contra RFM, ALF, LR y EFM comenzó el 14 de abril de 1912 y el 25 de julio siguiente fueron sentenciados a un año cuatro meses de prisión en la penitenciaría de McNeil Island.